Iniciativa 2045

Uno de los proyectos destacados de extensión de vida es diseñar un cuerpo humanoide artificial (llamado «avatar») y un sistema avanzado de interfaz cerebro-computadora. En el lado biológico, se desarrollará un sistema de soporte vital para alojar un cerebro humano dentro del avatar y mantenerlo vivo y funcional. Una fase posterior del proyecto investigará la creación de un cerebro artificial al que se pueda transferir la conciencia individual original.

Avatar AEdit

Una copia robótica de un cuerpo humano remotamente capaz de interpretar comandos directamente de la mente y enviar información a la mente en una forma que se puede interpretar a través de la interfaz cerebro–computadora. Se estima que se popularizará en o antes de 2020.

Avatar BEdit

Un avatar en el que se trasplanta un cerebro humano al final de la vida. Avatar B tiene un sistema autónomo que proporciona soporte vital para el cerebro y le permite interactuar con el entorno, posiblemente montado en un chasis Avatar A existente. La fecha límite de esta fase es el año 2025.

Avatar CEdit

Un avatar con un cerebro artificial al que se transfiere una personalidad humana para ser emulado al final de la vida. Se estima que el primer intento exitoso de cargar la personalidad de uno a una computadora ocurrirá alrededor de 2035.

Avatar DEdit

Un avatar tipo holograma o diagrama. Este es el objetivo final de este proyecto, pero es opcional, ya que, suponiendo que la carga sea involuntaria o que todos los seres humanos lo decidan, las enfermedades biológicas se evitan en la fase anterior, y está lejos de los logros tecnológicos actuales y de nuestro entendimiento de la física.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.